moda femenina

moda femenina

La tendencia ya ha recorrido diversos países. En Estados Unidos se le denomina “Thigh Gap” y en Gran Bretaña se conoce como “Mind the Gap”. En la red proliferan tutoriales que animan a conseguirlo; proponiendo diversos trucos como ejercicios, dietas, masajes, cremas reductivas y cirugías.

Entre las cuestiones que pueden encontrarse en la red relacionadas con este “Hueco en el Muslo”, hay ejercicios específicos para esa zona del cuerpo que vienen avaladas por fotos de los avances de quienes los están realizando. Y por supuesto, abundan los mensajes que motivan a las chicas a conseguir el #ThighGap; y frases que alientan a conservarlo como “Yo tengo #ThighGap pero si engordo se me va”. Los consejos de nutrición –que los hay- dicen: “No comas nada más que lo que quepa en una taza”.

Sin embargo, el “Hueco en el Muslo” también tiene detractores. En abril del año pasado, la modelo y presentadora Alexa Chung se vio obligada a retirar de Instagram una foto en que aparecía al lado de su madre. Dicha imagen fue tachada de ser una “thinspiration” (inspiración para adelgazar) entre las fanáticas adolescentes de Chung; quien ya de por sí es conocida por tener una esbelta figura que roza los límites de los poco saludable.

Esta obsesión se ha extendido por la red, y busca emular las medidas de modelos profesionales como Kate Moss, Cara Delevingne y Eleanor Calder. No obstante, los especialistas en el tema consideran que este nuevo requisito estético podría crear frustración; ya que “Hueco en el Muslo” no se consigue solo con un peso bajo, y depende completamente de la anatomía de cada persona.

Y por supuesto, es Kate Moss la reina que encabeza la tendencia; desde que mostró su “Thigh Gap” en 2005. Ocho años han pasado y Moss sigue ostentando esa brecha en el muslo, que es la inspiración de miles en el planeta.

Las ansias de Verel es apostar a la moda y al consumo en el interior del país….”Creo que hay un gran y potencial mercado de mujeres exigentes y fashionistas que buscan tener diseño, calidad, exclusividad y buen precio en las prendas”, nos confiesa Elena.

Deja un comentario